Comunicado de prensa 006/2007

Rescate y difusión históricos: un acercamiento a los municipios del Estado de México a través de las Mesas Itinerantes, de El Colegio Mexiquense, A. C.

Zinacantepec, México, 29 de marzo de 2007.

El Programa Permanente de Mesas Itinerantes, de El Colegio Mexiquense, A. C., reunió a ocho historiadores para abordar temas relacionados con la historia del municipio de Lerma, tales como la fundación de la ciudad, la desecación de las lagunas y la reforma agraria.

Antes de iniciar las conferencias la maestra Rosaura Hernández Rodríguez, coordinadora de las mesas itinerantes, subrayó que la labor de éstas es el rescate y la difusión histórica de los diferentes municipios del Estado de México y cuyo fruto consiste en la publicación del cuaderno municipal correspondiente, colección editada por El Colegio Mexiquense, A. C., que actualmente cuenta con 21 trabajos publicados, asimismo, agradeció y reconoció la participación de los asistentes, particularmente a los jóvenes por el interés en el pasado de su localidad.

Pilar Iracheta Cenecorta, doctora en Historia e investigadora de El Colegio, habló sobre la ocupación militar estadounidense en las ciudades Toluca y Lerma, en 1848. Señaló que el trabajo presentado forma parte de una investigación más amplia que se basa en documentos históricos como las actas de Cabildo del Ayuntamiento de Toluca de ese año, cuyo hallazgo dará paso a la publicación de una obra que documenta ese hecho, escasamente conocido y difundido en la entidad; la investigadora hizo énfasis en la importancia de Lerma como uno de los puntos estratégicos en el control del Valle de Toluca, localidad ocupada por general Brigadier Georges Cadwalader, el 7 de enero de 1848. La propia historiadora puntualizó que durante los meses de la ocupación los ayuntamientos de Lerma y Toluca se encargaron organizar la vida de la población, privilegiando el orden y evitando enfrentamientos violentos entre los habitantes de las poblaciones ocupadas y el ejército, dando como resultado una ocupación pacífica, aunque con algunas expresiones de resistencia por parte de los habitantes de Toluca quienes se negaban a dejar sus casas a los norteamericanos.

Por su parte, Fermín Romero Alanís, investigador de la UNAM, abordó el tema de la Hacienda de San Nicolás Peralta, inmueble ubicado en el municipio de Lerma, y señaló que durante el periodo novohispano esta finca fue ejemplo notable de producción agrícola y ganadera, además de referirse a los diferentes dueños que tuvo la propiedad, explicó que la hacienda concentró desde el siglo XVI las mejores tierras para el cultivo y debido a la privilegiada ubicación que representó ser paso entre la ciudad de México y Toluca, sus diferentes poseedores la aprovecharon para desarrollar la cría de mulas, empleadas para el transporte de cargas de trigo con destino a diferentes molinos como el de Tacubaya y, también, para fortalecer la relación de la hacienda con los arrieros de Ocoyoacac que viajan de Malinalco y Ocuilan hacia la Ciudad de México.

En lo que fue la tercera participación, Elvia Montes de Oca, doctora en Estudios Latinoamericanos, explicó el proceso de reparto de tierras en el municipio durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas, en su presentación detalló las características de los terrenos, el porcentaje y la calidad de las tierras otorgadas en el reparto, antes de concluir su participación Montes de Oca Navas planteó al público algunas interrogantes que se tornó en diálogo a fin de reflexionar acerca del pasado y del futuro del municipio, respecto al cambio en los usos de la tierra hacia el proceso de industrialización, reduciendo con ello la actividad agrícola que caracterizaba al municipio.

En su intervención, María Teresa Jarquín Ortega, hizo hincapié en que la ciudad de Lerma tuvo una fundación sui generis, pues destaca el hecho de que su nombre se debe al deseo de otorgarle el mismo apelativo que Lerma, ubicada en Burgos, España, y que fue una villa de fundación prerromana, habitada por diferentes culturas como romanos, suevos, visigodos y árabes; señaló que a razón de ello es posible explicar las semejanzas entre los escudos, traza y fisonomía de la ciudad mexiquense y la española.

Por su parte la doctora Gloria Camacho Pichardo, investigadora de la UAEM, explicó las razones por las que se desecaron las lagunas del alto Lerma, en la segunda mitad del siglo XIX, proyecto que por cierto, sentenció, resultó fallido y que hasta entrado el siglo XX se inició la conducción del agua hacia la ciudad de México lo que, por su parte, provocó la desecación parcial pero significativa de la región. Sostuvo que entre las razones para buscar el desagüe de la zona, durante el siglo antepasado, se encontraba el deseo de desarrollar la agricultura, promover la propiedad de las tierras y lograr la higiene del lugar ya que se pensaba que el agua estancada era propicia para el desarrollo de enfermedades.

Finalmente, el licenciado Claudio Barrera, investigador de la UNAM, expuso en su charla que los pueblos de Lerma aprovecharon la reconstitución territorial para recibir tierras por varias vías agrarias como la restitución, la dotación, la ampliación y el reconocimiento.

Antes de concluir la jornada en las instalaciones de la Casa de Cultura "Prof. Adrián Ortega Monroy", la coordinadora del Programa Permanente de Mesas Itinerantes, anunció que la próxima mesa se efectuará en el municipio de Jalatlaco, el próximo 18 de abril, a las 11:00 horas en la Casa de Cultura municipal.